Sabías que...

Dr. Julio Rafael Alfonso Medina (1951-1978)

System Messages

El Dr. Julio Rafael Alfonso Medina; hombre que llena de gloria la histografía de médicos matanceros combatientes en las luchas independentistas como lo fueron Pedro Betancourt Dávalos, Martín Marrero, Eusebio Hernández Pérez, Juan Guiteras Gener, que supieron dar respuesta al momento histórico que les tocó vivir.

Nació en la ciudad de Matanzas, el 24 de enero de 1951. Sus padres fueron Fulgencio Rafael Alfonso Cartaya e Iraida Medina Suárez. Sin embargo, debido a cuestiones económicas fue inscripto en el poblado de Cidra.

Su infancia se desarrolló junto a sus padres, tíos y hermana. Su padre, de procedencia campesina, con 14 años contrajo matrimonio con su madre. Se trasladaron a la ciudad y se alistó en el Ejército durante casi 13 años. Después trabajó como estibador y sufrió un accidente que lo invalida parcialmente, dedicándose al comercio asociado a otros compañeros. Al triunfo de la Revolución, trabajó como responsable de fertilizantes en el Instituto Nacional de la Reforma Agraria (INRA), teniendo una postura de avanzada hasta su jubilación.(1)

La madre, por su parte, realizó labores domésticas de la época para sustentar a la prole: coser, planchar, lavar ropas; ayudó a su esposo en el cafetín hasta su retiro, por padecer una patología renal.

Su vida estudiantil Realizó estudios primarios en la Escuela Pública Eusebio Guiteras, destacándose por su disciplina, conducta y aplicación. Posteriormente, cursó estudios secundarios en la Escuela Secundaria Básica Julio B. Moreno, hoy Héroes del Moncada. Se destacó como monitor de Biología, formó parte del coro y del equipo de pelota. También, integró las filas de la Unión de Estudiantes Secundarios, después de las Brigadas Estudiantiles José A. Echeverría, donde ocupó cargos de emulación y propaganda.

Por su buen expediente, se le otorgó una beca para realizar el preuniversitario en la Ciudad escolar Tarará, y luego lo trasladaron a la escuela Héroes de Yaguajay, con disciplina militar. Fue allí donde comenzó su itinerario militar, al simultanear el Servicio Militar Obligatorio con los estudios. Formó parte del pelotón de mando de una unidad de artillería y participó en maniobras militares en diferentes provincias. El último año del Servicio Militar lo pasó en una unidad de artillería antiaérea. Asimismo, participó en la zafra de 1970 y obtuvo la Orden “Guerrillero Heroico”.

Por selección, se le otorgó la continuidad de estudios universitarios en el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas Victoria de Girón, en La Habana, en el año 1971; y en segundo año comenzó el Plan Estudio-Trabajo en el hospital Quinta Dependiente. En 1973 continuó sus estudios en la entonces Sede Universitaria de Matanzas.

Desde los primeros años de la carrera de Medicina se destacó por su capacidad docente, y además, por su carácter aglutinador y ejemplar, ocupó diferentes cargos como dirigente político en su brigada o comisión de año.

En 1973 fue seleccionado para integrar las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas y ocupó el cargo de secretario general hasta el quinto año de la carrera. Fungió como delegado al Pleno Provincial de la Federación de Estudiantes Universitarios, celebrado en Jagüey Grande, y estableció relaciones con los familiares de los caídos en Playa Girón; experiencia que lo marcó hondamente.

Al culminar el quinto año de la carrera, en los meses vacacionales, fue citado para una misión internacionalista con plazo de 48 horas, la cual aceptó. Aunque posteriormente fue aplazada, se le otorgó un diploma como soldado internacionalista.

Escogió la especialidad como interno vertical en Ginecobstetricia y obtuvo el tercer expediente de su curso, graduándose como médico en el año 1975. Durante su vida universitaria fue alumno ayudante en diferentes materias, y se destacó en diferentes jornadas estudiantiles, y en congresos internacionales.

En medio de su carrera, contrajo matrimonio con la Dra. Dra. Mercedes Alonso Alpízar, y de la unión matrimonial, nació su único hijo Anier.

Su vida laboral y social Al graduarse de médico participó en la construcción de la Escuela Militar "Camilo Cienfuegos", de la ciudad yumurina, dando respuesta a las orientaciones de la Facultad de Medicina.

Estudió el primer año de residencia de la especialidad durante el curso académico 1976-77, terminando con máximas calificaciones. Durante sus años como residente se destacó como orientador político de su Comité de Base y fue reconocido con los sellos “Emulación por el 26 de julio” y “XI Festival Mundial de la Juventud”, en 1978.

Ese mismo año le solicitaron su aval para el Partido, aprobado por el Comité Municipal de la UJC. En la autobiografía que escribiera para la solicitud de integrar el Partido Comunista de Cuba, con la modestia y honestidad que le caracterizaron apuntó: “[…] durante mi tiempo como responsable en la secretaría de la UJC jamás he sido sancionado y siempre he alcanzado evaluaciones satisfactorias, excepto en una evaluación trimestral que se me dio regular por la tardanza en la entrega de un acta”.(2) Este hecho demuestra la seriedad, responsabilidad y sentido de crítica que tenía. No conoció su admisión producto de su pronto fallecimiento y lo recibió post mortem.

En el año 1978, comenzó su segundo año de residencia en el Hospital Ginecobstétrico de Matanzas. Ese mismo año fue designado por el Comité Militar para cumplir misión internacionalista en la República Popular de Angola, con la responsabilidad de director en el Hospital General de Menongue. En un corto período desarrolló una reconocida labor médico–social.

El 31 de octubre, como parte de una caravana militar fue alcanzado por una mina en el transporte en que viajaba en la parte posterior, terminando así su fecunda vida.(3)

Sus restos fueron trasladados al Cementerio San Carlos de su ciudad natal, donde descansan en el Panteón de los Mártires. Recibió honores militares el 7 de diciembre de 1989.

El 30 de julio de 1996 se decidió que el Hospital Provincial Ginecostétrico de la ciudad de Matanzas llevara su nombre.

La vida sencilla de este médico y mártir internacionalista matancero, cada año es evocada por los compañeros que lo conocieron, con el fin de que sirva de ejemplo a las nuevas generaciones de médicos y, sobre todo, a la cantera de jóvenes que estudian en el Hospital Ginecostétrico de Matanzas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1. Alfonso Medina JR. Biografía. En: Sitial histórico del Hospital Provincial Ginecobstétrico Docente. Matanzas. 2. Alfonso Medina JR. Autobiografía. Matanzas: Hospital Provincial Ginecobstétrico Docente Julio R. Alfonso Medina. 3. ¡Si me matan, serás la madre de un héroe! en Recuerdos de Girón. Granma.  6 Abr 2011: 3.

Fuente: Dávila Albuerne B, Hernández Cabrera J, García León L. Julio Rafael Alfonso Medina: médico y mártir internacionalista matancero. Rev Méd Electrón [Internet]. 2012 Mar-Abr;34(2). Disponible en: